miércoles, 10 de febrero de 2016

Manteca de coco y turrón de coco

Quien diría que se pueden hacer tantas cosas con el viejo y querido coco rallado, ese que venden en cualquier lado y que para muchos incautos solo sirve para hacer coquitos y decorar el costadito de un alfajor de maicena. Nosotros sabemos que este ingrediente tiene mucho más potencial.

Hace un tiempo publiqué la receta de la leche de coco casera, con base de coco rallado, ahora es el turno de la manteca de coco.


La manteca de coco es parecida al aceite de coco (que cada vez es más popular, y con razón). Los dos comparten la cualidad de estar sólidos a menos de 24º C, y en estado líquido a más de esa temperatura (para tener una idea es la temperatura de un día cálido). Esta cualidad, por mas que suene a poca cosa, es muy preciada en la cocina, y especialmente en la cocina vegana y cruda.

Por poner unos ejemplos, se puede usar para hacer frostings (eso que va arriba de una torta o una galletita), o para hacer preparaciones con más cuerpo como muchos tartas crudas de frutas o helados.
La diferencia con el aceite de coco es que se mantiene la fibra, por eso cuando esta derretida se ve blanca y no transparente como el aceite de coco.
(En la foto de abajo, el turrón hecho con manteca de coco).


La otra diferencia que no es menor es la del precio, la manteca de coco la podemos hacer en casa con coco rallado que venden en todos lados, y por una fracción de lo que cuesta el aceite de coco. Repito que no es lo mismo, pero si algo parecido, que puede funcionar en indistintamente en muchas recetas (no todas, hay que experimentar sin miedo).

Al igual que muchas de las recetas que me encanta compartir, como el helado de banana o la manteca de maní, esta receta es apta para nulos y nulas de la cocina (sin ánimo de ofender v_v), y se hace tirando cosas en un procesador y no mucho más que eso. Se que no todo el mundo tiene un procesador de alimentos (lo recomiendo, yo lo uso bastante), y quizás se pueda hacer esta receta en una licuadora, pero honestamente nunca lo intenté, si alguien lo hace que comparta su experiencia :)


Manteca de coco


Ingredientes:
  • 3 tazas de coco rallado para hacer 1 taza de manteca de coco (recomiendo hacer esta cantidad o más, con menos ya es más complicado que funcione bien la procesadora)
Preparación:


1. Tostar el coco rallado en una sartén seca, no es necesario agregarle nada. Tarda muy poquito y se quema muy fácil, por eso es necesario revolver todo el tiempo y no alejarse de la preparación. Buscamos que esté levemente dorado. Aromático.


2. Procesar en la procesadora (valga la redundancia) y esperar. Yo tardé menos de 10 minutos, si el coco no está tostado van a demorar muchisimo más. Como decía antes, recomiendo hacer por lo menos 3 tazas de coco para que se pueda mover bien en la procesadora.
En algún momento la preparación se vuelve líquida, no queda con una textura super fina, pero si es ciertamente líquida. Si va a la heladera se va a solidificar. Para que vuelva a su estado líquido basta con calentarla de vuelta, a baño maría o en el micro.


¡RECETA EXTRA! Turrón de coco y frutos secos



Mini receta para hacer con su nueva manteca de coco: mezclarla con frutos secos cuando esté líquida y dejarla solidificar en la heladera en algún moldecito de plástico que puedan desmoldar.
Mi favorito: dátiles y semillas de zapallo peladas.
Pero funciona bien con otras semillas como sésamo, girasol tostado, almendras, castañas de cajú, y alguna fruta seca como pasas de uva por ejemplo.
El coco ya es levemente dulce y a mi me gusta dejarlo asi, con su dulzura natural, pero quizás a algunos paladares les resulte poco, se soluciona fácil agregando el endulzante que usen.
Queda algo así como un mantecol pero de coco.

No digo cantidades porque realmente no hay forma de errarle, ni una sola forma de hacerlo. La fruta seca o nuez que esté a mano + manteca de coco + edulzante si es necesario.  

.................


(más o menos OFF TOPIC)
Hace unas semanas me explotó la computadora (ok...no me explotó, sufrió una caida de 40 cm y se le rompió el disco duro), gracias a todas las deidades del cielo todavía tengo todos mis archivos (pfiuuu), pero no mis programas para editar videos, imágenes, etc... Así que la versión en video de esta receta y cualquier otra va a tener que esperar tiempo indeterminado.  ¯\_(ツ)_/¯

................

Mantengamos el contacto en:

◕‿◕

jueves, 26 de noviembre de 2015

Como hacer hamburguesas veganas


Por lejos la receta que más visitas tiene es la hamburguesa de lentejas. Pensando sobre esto se me ocurrió hacer un instructivo para que todos puedan inventar su propia receta de hamburguesas veganas. Me interesa explicar la estructura de la receta, para que cualquiera pueda entenderla y hacer la combinación que le guste.

Con este instructivo van a poder hacer hamburguesas de lentejas, de quinoa, de porotos negros, de lo que quieran, la imaginación es el límite.

A grandes razgos la receta tiene 3 partes. La base, los condimentos y el aglutinante que mantiene todo unido. Sabiendo esto, se puede jugar con los ingredientes y ver que es lo que nos gusta más, que funciona y que no, basados en nuestra propia experiencia y nuestro propio paladar.

Si la usan por favor compartan la receta con esta servidora :) Así aprendemos todos. Pueden mandar la foto y el texto al facebook de Noeliska, o subirla a sus propios blogs o páginas y pasarme el link, así yo lo comparto con todos.

Si tienen dudas, acá estoy para responderlas ;)



Redes sociales:
Facebook
Tumblr
Instagram
youtube

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Dulce de dátiles/ dulce de chocolate y dátiles.



Por si no se dieron cuenta, amo las recetas que tienen menos 3 ingredientes y cuya preparación es ridículamente fácil. Como por ejemplo el helado de banana, que a propósito va muy bien con este dulce de dátiles.

Este dulce es una alternativa buenísima para rellenar tortas o alfajores, o para comer con frutas (con manzanas queda riquísimo). Se ve similar al dulce de leche, pero es diferente en textura y gusto. De hecho me incomoda la comparación, ya que son cosas diferentes con cualidades diferentes.

A propósito de esta maravilla: no tiene grasas (salvo el aceite de coco si se lo queremos agregar), tiene fibra, tiene vitaminas B, un poco de calcio, magnesio entre otros nutrientes. Tampoco tiene azúcar refinada, solo el de la fruta.

En Uruguay solo se consigue un tipo de dátil, pero si tienen la suerte de estar en un país que vendan más variedad, les recomiendo que experimenten con ellas, que los sabores son diferentes y por ende el resultado final varía también.

Ingredientes:
  • dátiles sin carozo (la cantidad que quieras, yo usé una taza)
  • agua

Para la versión de chocolate:
  • (además de los ingredientes anteriores)
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharada de aceite de coco por cada taza de dátiles (es opcional pero lo recomiendo)
  • 2 cucharadas de cacao en polvo (cacao, no cocoa que es una mezcla de cacao y azúcar)

Preparación:
  1. Dejar en remojo los dátiles por un par de horas para que estén más blandos y sea más fácil licuarlos. ¡Ojo! Los dátiles sin carozo a veces tienen algún carozo perdido, recomiendo controlar cada dátil para que no llegue ningún carozo a la licuadora.
  2. Licuar los dátiles ya remojados e ir agregando el agua del remojo de a poquito. Tiene que ser solo lo suficiente como para que la licuadora se mueva, pero no más.
    Por eso siempre es mejor ir de a poco, siempre se puede agregar más, pero si nos pasamos de agua no se puede sacar.
    ¡Oh maravilla! ¡No hay más pasos!


Para la versión con chocolate:
  1. Una vez que tenemos el dulce de dátiles lo mezclamos con la vainilla, el aceite de coco y el cacao.
  2. Dejarlo un ratito en la heladera y comerlo a cucharadas.

¡Si hacen esta receta envienme una foto que me encanta saber que cocinan las cosas que publico! :D

.........................
Redes sociales:
Facebook
Tumblr
Instagram
youtube
....................

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Ideas para cumpleaños veganos


Hace un par de días tuvimos un cumpleaños en casa y la comida fue 100% vegana (para unas 45 personas no veganas). Alguna fue comprada, otras hechas por nosotros. Lo que quería compartir hoy más que las recetas son algunos ejemplos como para darles ideas para cumples o reuniones.

 

Tofu asado

 


El tofu me encanta, es neutro, se le puede agregar el gusto que uno quiera. A este le pusimos una mezcla de condimentos que teníamos en la casa, pimentón, curry, canela, clavo de olor, humo sólido (¡gracias barrio chino de Buenos Aires por esta joya!) aceto balsámico (no fue la mejor idea pero igual quedó bien) y sal. Después lo doramos al horno cortado en cuadraditos con aceite de coco.

Se puede hacer mil variantes de esta receta, la clave es condimentar (bastante) al tofu, y si es posible dejarlo marinar unas horas para que absorba el gusto. Después dorar a fuego fuerte en el horno con un poco de aceite hasta que le quede una capita crocante. Los pasos: condimentar-dorar son fundamentales con el tofu.

Canapés de tomate, albahaca y tofu asado.



Con el mismo tofu de la receta anterior, clavado en un palito con tomates cherry y albahaca (normal y morada). También puede llevar cebollitas, aceitunas, morrón, lo que la creatividad proponga y la verdulería disponga. La albahaca es maravillosa, nunca te olvides.

Picadita



Nos escapamos de las papas fritas y propusimos otra picadita. Garbanzos dorados y condimentados al horno. Variedad de aceitunas y maní japonés.


Hummus y salsas



Amamos el hummus (puré de garbanzos). Las otras salsas que había son a base de mayonesa sin huevo, una salsa golf (mayonesa+ketchup), otra con cosas que teníamos en la huerta (ciboullete y cilantro) y otra especialidad de la casa la “mayoneldo” (mayonesa + eneldo seco + limón).

Falafel.


Estos los compramos hechos junto con unos salamines de seitán que no llegaron a la foto (éxito entre los comensales carnívoros). Que nunca falte el garbanzo en nuestras vidas por favor. Ah si, emmm...se nos pasaron un poquito de cocción ¯\_(ツ)_/¯ (estaban ricos igual).

Crudités.



No me gustan las verduras crudas, salvo en este formato de palitos para meter en salsas. Teníamos palitos de zanahorias y apios, también se puede hacer lo mismo con morrones, pepinos o rabanitos.
Es muy lindo el toque de color que le agregan a la mesa y son mega saludables.

Choclos



Esta idea me pareció genial, aunque un tanto atípica para un cumpleaños. Con un poquito de aceite de coco y sal (o también pueden ir sin sal) quedan perfectos y son fáciles de comer con la mano.

Mantengamos el contacto en:
//Instagram (¡recién hecha la cuenta!)


domingo, 8 de noviembre de 2015

Como hacer arepas venezolanas

Mi amigo Nico me enseñó a hacer arepas, una comida típica de venzuela. Como verán, es muy fácil de hacer, la única barrera es conseguir la harina de maiz precocida, una vez que la tenemos ya estamos a un paso de llenar nuestra vida de arepas.
Generalmente se comen haciendoles un corte y  rellenandolas, nosotros en un ataque de rebeldía decidimos ponerle el relleno arriba.

Esta vez, dicidí hacer la receta solo en video y estoy con ganas de continuar haciendo videos, así que por acá pueden subcrbirse a mi canal de youtube.


viernes, 30 de octubre de 2015

Cosas que descubrí viajando por 3 meses.

Hace un par de semanas volví a Uruguay después de estar tres meses viajando. La cosa que más extraño de estar viajando, por lejos, es como se distorsiona el tiempo y de repente una semana es una vida. Al contrario de lo que sucede en la vida común y corriente, en donde una semana pasa en un abrir y cerrar de ojos.
Edchart tolle dice en alguno de sus libros que eso pasa porque uno está más presente en los viajes, está más en el ahora. Comparto su idea, pero que difícil es mantenerse en ese estado en la vida de todos los días. En fin...más allá de estas cuestiones filosóficas post-regreso que no se porque se me ha dado por plantear, me interesaba comentar un poco que cosas descubrí en estos tres meses.

Al viaje me fui por varios motivos, pero uno de ellos fue obviamente, para comer :P (y también para conocer, y para pintar, que es lo que hago en mi vida). Culinariamente el viaje fue tan interesante como se esperaba, y me llevó a varios descubrimientos, y hoy quería compartir algunos:


No todos los quesos veganos son iguales.
En Madrid me di el lujo de hacer testeos de quesos veganos, cosas que en Uruguay no se ven ni en foto. Resulta que no son tan baratos, pero igualmente valieron la pena. Algunos fueron mejores que otros. El que más recomiendo es uno que se llama “sheese”, es untable y me duró bastante, y fue el más “quesistico” si es que me puedo dar el lujo de usar esa palabra inventada. La combinación dátiles y queso vegano era increible. Es la foto de la derecha, no se ve muy lindo, pero nunca juzgen a un libro por su portada.


Podría comer salsa calçots por siempre.
En Cataluña descubrí la salsa calçots (que para algunos es igual que la “romescu”, mientras que otros dicen que no tiene nada que ver). Básicamente es una salsa de tomate con una base de almentras y/o avellanas. Sabe tan bien como suena. Y va bien con todo. Desayuno con calçots, almuerzo con calçots y cena con calçots. Calçots con calçots también.
En Cataluña confirmé que en España se comen muchos cerdos cuando me quedé a vivir 20 días a 200 metros de un matadero. La historia de esto va para largo y merece un post propio.


Nunca confien en una papa frita belga.
Básicamente llegué a la conclusión de que las papas fritas en Bélgica son satán para los vegetarianos/veganos. Pasaron a ser de las pocas cosas supuestamente veganas que podía comer en la calle, a mis enemigas. Los Belgas dicen haber inventado tal comida, pero resulta que tienen una manera de hacerla especial en la cual las fríen varias veces y una de ellas con grasa de cerdo (o “manteca de cerdo” como le dicen en España). Nos vimos obligados a hacer una dieta a base de chocolate y cervezas belgas. Fue mera cuestión de supervivencia.


En Francia todo es más rico..
...Y caro, mucho más caro. No se bien como, pero creo que absolutamente todo lo que probé ahi era más rico. Me imagino que tienen expertos en sabores controlando en la aduana que cosas entran y que no. "Ah no, esta zanahoria no está increible, traigan el siguiente cargamento, este no pasa la frontera".
Compré las cosas que parecían mas mediocres y resultaron deliciosas. Gracias tabulé de Carrefour por asegurarnos la existencia y ser tan ridículamente rico -y barato-. Gracias. Gracias cereales jordan por tener muchas nueces divididas equidistantemente en todo el paquete (¿que clase de magia es esa?), nunca te voy a olvidar. Gracias jugos inocent, por ser tan deliciosos. Amargo adiós. O revoir!

Tengo mucho para compartir y contar, pero imposible resumir 3 meses en 5 párrafos, así que se continuará después. Mientras tanto pueden seguirme en facebook, o en tumblr, o a mi instagram de pinturas que muestra un poco lo que he hecho en estos meses.

miércoles, 24 de junio de 2015

Merengue vegano - sin huevo, con agua de garbanzos



No tengo idea de quien descubrió esto, pero quien sea es un genio/a. Si están al tanto de lo que está sucediendo en los grupos de recetas veganas ya sabrán de que trata esta receta. Para el resto, seguro va a ser una sorpresa.

En resumen se trata de substituir a las claras de huevo (que sirven para hacer merengues, tortas, entre otras mil recetas) con el líquido de cocción de los garbanzos.

Así como lo escucharon. Merengue hecho con el agua de garbanzos o “aquafaba” como se lo está conociendo en la web.

Preguntas y respuestas (que seguro hay un montón) al final de este artículo ;)

pd: Aclaro por las dudas, que la receta original se perdió en los confines de internet, pero esta que está dando vueltas es del grupo "vegan meringue", grupo infaltable en esto del "aquafaba" y que nombro más abajo.

Merengue sin huevo

Ingredientes:
  • 1 lata de garbanzos
  • 3/4 tazas de azúcar
  • Opcional pero recomendable (sirve como estabilizante) 1/4 de cucharadita de cremor tártaro (se compra en casas de pastelería).

Otras cosas necesarias:
  • Batidora eléctrica (o una manual y una musculatura magnifica en los brazos)
  • Papel manteca
  • Manga decoradora (es opcional, pero quedan bastante lindos así)


Preparación:
  1. Abrir la lata y reservar los garbanzos para mas tarde (se pueden usar para una rica ensalada o un hummus que siempre es bienvenido). Solo vamos a usar el agua que está en la lata. Vamos a necesitar 1/2 taza.
  2. Batir este líquido mágico hasta que esté en un punto en el cual se pueda dar vuelta el bowl con el merengue y no se caiga. (¡ojo haciendo la prueba!)
  3. Agregarle de a poco el azúcar y el cremor tártaro y seguir batiendo.
  4. Poner la mezcla en una manga decoradora y hacer los merenguitos. También se puede usar una cuchara y simplemente armarlos de a cucharadas. No van a quedar tan lindos pero igual van a ser ricos. Es importante ponerle el papel manteca abajo para que no se peguen a la asadera.
  5. Cocción. Punto importantísimo. Yo fracasé varias veces en esto porque tiendo a no seguir las recetas al pie de la letra, pero este punto les aseguro es importante. Hay que cocinarlos a 100º C. La mayoría de las cocinas no tienen esta opción, así que como muestro en las imágenes hay que apelar al sistema de la cucharita. En donde una cucharita sostiene la puerta de la cocina para que quede siempre abierta (y a fuego mínimo).
    Los merengues no hay que cocinarlos, más bien hay que secarlos, por lo tanto lleva un buen tiempo. Depende del tamaño de los merengues, pero es aprox. 1 hora y media.


Consejos:
Humedad- Uruguay es un pais muy húmedo y a estos pequeñitos les encanta absorver toda la humedad del ambiente. Así que hay que tenerlo en cuenta. Recomiendo guardarlos en una bolsita tipo ziploc. O meterlos de vuelta en el horno si se humedecen.

Millones de merengues – Esta receta da para hacer 1821928729 merengues, así que es un buen momento de invitar gente a comer a tu casa. Y de paso demostrás tus hablidades culinarias.

Grupo de ayuda – Hay un grupo de FB fantástico que se dedica pura y exclusivamente a los merengues veganos, hay múchisima gente que esta experimentando con esto y generando recetas nuevas todos los días. Está más que recomendado! https://www.facebook.com/groups/VeganMeringue/?fref=nf


Preguntas y respuestas:



¿Tiene gusto a garbanzos?
Levemente cuando está crudo y nada de gusto a garbanzos cuando está cocido.

¿Se puede hacer con garbanzos al natural y no de lata?
Si, la receta está en el grupo “Vegan meringue”.

¿Que es el cremor tártaro? ¿Donde lo encuentro?
Un ingrediente que sirve para que los merengues mantengan la forma. También se puede usar algo ácido como un chorrito de jugo de limón. Aunque no se si tiene exactamente los mismos resultados.
He hecho esta receta sin ningún estabilizador, solo en post de verificar la ciencia detrás de estos, y quedan igual de gusto solo que no mantienen la forma.
Se compra en locales de pastelería.

Actualización:

¿Me quedaron líquidos una vez que estuvieron en el horno, que pasó?
Probablemente la temperatura fue muy alta (me pasó! :/ )

¿Se puede hacer merengue italiano?
Busqué bastante información y todavía no estoy segura, habrá que experimentar al respecto. Para compartir y ver los experimentos culinarios de los demás, recomiendo el grupo, una vez más "vegan meringue" (en inglés)

¿Más preguntas? Pregunten y yo voy actualizando esto así todos nos enteramos :)

Manden las fotos de esta receta al FBde noeliska así las comparto en la web!

viernes, 29 de mayo de 2015

¡he aquí el Pancho Zanahoria!


La idea.
Hace un tiempo vi esta idea en el grupo “what fat vegans eat” (hermoso grupo a propósito) y me pareció una idea brillante. Así que me puse manos a la obra para experimentar un poco con la receta.
La idea básicamente es dejar marinar unas zanahorias cocidas, para que agarren sabor, y después dorarlas en una sartén.
Generalmente evito comer zanahorias, a pesar de eso entiendo que son muy buenas para la salud (gracias mamá por repetirmelo un millón de veces), así que me encanta encontrar una receta que hace que una zanahoria me resulte rica de una vez por todas.

El engaño.
Por otro lado me parece una receta ma-ra-vi-llo-sa para engañar a los niños. Y cuando dije esto por ahi, enseguida me preguntaron ¿Porque querrias engañar a un niño? Y bueno, básicamente porque si le das para elegir a un niño entre comer una verdura y comer un pancho (o hot dog, o como le digan en sus países) van a elegir el horroroso embutido. Personalmente prefiero que todo el mundo coma zanahorias :)

Pensamientos finales:
Después del marinado y todo, se ven bastante parecidas a un pancho, ¿pero que tal de sabor y textura? No se si fue porque mis expectativas eran muy bajas, pero me sorprendió mucho y para bien. Entiendan que hace 11 años que soy vegana y por ende estoy alejada de ser una sommelier de los panchos, pero comparandolo con mi recuerdo, estos panchos-zanahorias están bastante bien, tanto en textura como en sabor.
De hecho es bastante más de lo que le pediría a una zanahoria.

¡Larga vida al pancho-zanahoria! ¡Larga vida a la panchoria!

La receta


Ingredientes:
  • 4 Zanahorias que tengan un tamaño y forma parecida a un pancho (rectas y no muy grandes)
  • 1 cucharada de humo líquido (¿que es esto? ¿donde lo compro? ¿como lo substituyo? Leer más abajo)
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada al ras de ajo en polvo
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 1 cucharadita de azúcar

Preparación:
  1. Primero que nada hay que elegir zanahorias que tengan potencial para ser unos lindos panchos. Todo entra por los ojos, asi que es importante mantener la ilusión por acá.
  2. Pelarlas y cortarles los bordecitos para redondearlos y que se vean más parecidos a un pancho
  3. Cocinarlas en agua caliente.
  4. Mezclar todos los ingredientes en un bowl y poner nuestros futuros pancho-zanahorias (¡o panchorias! :P) a marinar toda la noche. No van a quedar cubiertos con la mezcla, así que esta bueno preocuparse por girarlos bien en la mezcla para que queden mojados con ella.
  5. Esperar toda la noche. Tic-tac-tic-tac
  6. Calentar una sartén a fuego fuerte y dorar los panchos-zanahorias.
  7. Quedan perfectos con un poco de mostaza :) (o ketchup, o mayonesa sin huevo, cebolla, o lo que sea que se le pone a los panchos regulares)

Sobre el humo líquido:
  • ¿que es? Un líquido mágico que tiene gusto a humo. No se como lo hacen pero es increíble.
  • ¿Donde se compra? En Montevideo, donde vivo, no he visto. Yo lo compré en Buenos Aires en el barrio chino (te amo barrio chino). También venden en versión en polvo. “humo en polvo” (¡maravilla!)
  • ¿Como lo substituyo? Difícil :( pero lo más parecido es el pimentón ahumado, que lo venden en supermercados grandes y en casas naturistas. 
Más:
  • Un lector (o lectora) anónimo/a (¡gracias!) me contó que se pueden congelar y que le quedan perfectas. Primero las descongela y despues las pone en la sartén. 
  • También probó cambiando la salsa de soja por un caldo de verdudas y dijo que quearon perfectos.¡Hay que probar!



miércoles, 6 de mayo de 2015

Licuado de manzana y canela/ banana y canela - mis favoritos del momento

No se si les pasa que les gusta un disco y lo escuchan hasta que ya no tiene más sentido... bueno a mi me pasa con la música pero también con algunas comidas.

Ahora estoy superando mi fase tandori. Hasta hace poco todo tenía gusto a tandori. De chile me traje merkén y de repente todo tenía gusto a merkén, nunca superé esa fase, simplemente se me acabó la provisión y es imposible encontrar por acá (oh cuanto te extraño :_( ) 
Con los licuados también tengo fases. Ahora estos dos son mis favoritos, y los seguiré tomando día tras día hasta que no los soporte más, aunque dudo que ese día llegue pronto.

El de manzana y canela es delicioso, y el toque del limón y los dátiles le aportan un gustito especial que no es fácil de reconocer si no sabes de que se trata. Ni que hablar que la combinación manzana-canela fue creada por los dioses (como la albahaca y el tomate, otra dupla celestial).

El de banana y cacao tiene una textura insuperable gracias a la banana congelada. Es como un milkshake pero sin leche y sin que la extrañemos. Y el toque de picante es un punch especial solo para valientes.

Puras vitaminas y sabor. Y si quieren agregarle más nutrientes, pueden ponerle un poquito de lino, o chía, y ya le estas aportando omega 3, que nadie sabe para que sirve, pero que seguro te hace bien.


Licuado de manzana y canela

ingredientes
  • 2 manzanas grandes
  • 1 cucharadita de canela (mas o menos dependiendo del gusto de cada uno)
  • 1/2 taza de dátiles sin carozo
  • un trocito chiquito de limón (con la cáscara, sin las semillas)
  • hielo (opcional)
  • 1 vaso de agua

Preparación
  1. Es conveniente dejar a los dátiles remojar por varias horas. Eso implica cierto sentido de planificación del cual yo a veces carezco y supongo que ustedes también. Si no los dejan en remojo a la licuadora le va a costar más molerlos, y puede que no se terminen de moler nunca, pero no va a pasar nada más terrible que eso.
  2. Pelar las manzanas y ponerlas en la licuadora junto con los dátiles, la canela, el limón, el agua y el hielo.
  3. Prender la licuadora, run-ruuun y ¡bam! A disfrutar del licuadito.

Nota: los dátiles son para endulzar, se pueden usar otras frutas secas, pero todas van a aprotar un sabor particular. La otra opción es la estevia (en polvo o gotas) o en todo caso, azúcar.

Licuado de banana y chocolate

ingredientes
  • 3 bananas maduras
  • 2 cucharadas de cacao amargo
  • 1/2 cucharadita de vainilla
  • 1 pizca de pimienta de cayena (opcional)
  • 1 vaso o 1 1/2 de agua

Preparación
  1. Primero que nada hay que congelar las bananas. Es fundamental usar bananas congeladas, la diferencia en la textura es monumental. Yo por eso siempre tengo algunas en el freezer.
    Usen las que están maduras, son las más dulces y más fáciles de digerir. Tienen que tener puntitas negras en la cáscara. Básicamente son las que te venden en oferta en la feria.
    Importante, congelarlas sin la cáscara por favor. Si están muy duras y la licuadora no es muy potente conviene esperar un poquito a que no estén tan congeladas.
  2. Todo a la licuadora, pim-pam-pum, y el licuado está pronto.


jueves, 23 de abril de 2015

Manteca vegetal de oliva - el substituto saludable de la margarina


Manteca vegetal de oliva 

Admito que esta receta es tan tramposa como interesante, y justo por eso está buena para compartir. Lo que vamos a hacer no es técnicamente una “manteca”, si no simplemente bajarle la temperatura al aceite de oliva para que cambie de estado.

Si congelan aceite de oliva va a pasar de líquido a sólido y va a quedar con una textura mantecosa que es ideal para usar en el momento, por ejemplo para untar algunas tostadas. Lógicamente una vez que vuelve a tener la temperatura ambiente, el aceite vuelve a su estado líquido.

Pero mientras tanto sirve como un substituto saludable de la margarina o la manteca.
Es perfecto para el desayuno, para comer con unas tostaditas (no muy calientes, así dura más el efecto “mantecoso”). Y la preparación como les contaba no tiene ciencia, se trata de congelar aceite de oliva, nada más.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...